Impacto de la industrialización en el desarrollo sustentable de las regiones

Carlos Scheel

Noviembre de 2014

El desarrollo regional económico y social de países emergentes ha estado sujeto a modelos foráneos de países industrializados que han sido muy exitosos, unos han crecido después de un fuerte rompimiento y grandes catástrofes políticas y sociales (Alemania, Corea, Japón), otros modelos han evolucionado rápidamente con impulsores externos (Irlanda), otros han ido evolucionando de modelos tradicionales bajo condiciones sociales y políticas ejemplares (Suecia, Nueva Zelanda), otros han crecido en base a una eficiente política tecnológica y de innovación (Noruega, Finlandia, Singapur). Sin embargo, los modelos de crecimiento conceptualizados para países en desarrollo requieren rediseñar: -las condiciones de los factores clave que son necesarias y suficientes para apoyar el desarrollo de la actividad económica empresarial en forma acelerada; -redefinir el uso de sus recursos naturales; -identificar nuevos vínculos dentro de redes de valor, y todo esto articulado dentro de un -plan integral de desarrollo social sustentable de las regiones. Sin condiciones adecuadas de los factores de las regiones no hay crecimiento. La inestabilidad económica, la corrupción, la falta de estado de derecho, la reducida transparencia en la aplicación de fondos públicos, la poca educación y falta de criterio de las mayorías, hacen de la situación de los países en desarrollo compleja, y no se resuelve solo con subsidios financieros, programas de apoyo a la eficiencia empresarial, programas educativos centrados en competencias o en los posgrados, o en promesas de política pública sujetas a ciclos electorales. Para lograr un efecto sustancial y permanente, se requiere un cambio rompiente en la conciencia de los individuos y en la cultura de los pueblos; romper los obsoletos paradigmas del determinismo histórico y crear nuevos modelos sistémicos de regiones que sean atractivas a inversiones extranjeras, con sectores industriales altamente competentes y de clase mundial y con empresas con excelentes productividades dentro de estándares internacionales, todos ellos bajo una gobernancia que controle adecuadamente las interdependencias de esta triada generadora de riqueza, en forma holística, coordinada y coherente con el desarrollo de capital humano y de la recuperación ambiental. No tenemos otro planeta para vivir, y este se está consumiendo. Hay que ser más creativos y propositivos y diseñar modelos de generación de riqueza para países inmersos en caos políticos, sociales, económicos y ambientales, modelos de “ingeniería sistémica social-ambiental” que involucren el manejar fenómenos complejos, que se caracterizan por su alta variabilidad, su gran escala, el caos, la desconfianza y la constante incertidumbre que radica en estos países. Para atacar esta situación, hemos diseñado un modelo para la creación sustentable de riqueza llamado SWIT” (Sustainable Wealth creation based on Innovation and enabling Technologies), que ha articulado innovadoras teorías y conceptos orientados a entender, administrar y optimizar la dinámica de fenómenos altamente complejos, que integran el crecimiento económico y social en una forma sustentable al entorno ambiental para regiones de países en desarrollo. Cual es el verdadero problema de la industrialización? “Hemos modificado tan radicalmente nuestro entorno que ahora debemos modificarnos a nosotros mismos para poder existir dentro de él”. N. Wiener La creación y repartición de riqueza de países en desarrollo, es indudablemente uno de los problemas más complejos y diversos de la administración pública de las naciones. Actualmente existe una interminable lista de problemas sociales, ambientales, de salubridad, hambre, discordias milenarias por territorios, escasez de agua, salidas al mar, contaminación, conflictos de movilidad migratoria, divisiones físicas entre etnias, etc.… que se quieren arreglar, dividiendo en lugar de multiplicar (potenciando). La geopolítica mundial, la incompetencia de las políticas públicas, la inserción de nuevas tecnologías, y los factores de desequilibrio macroeconómico y ambiental, nos hacen cuestionar en que el tipo de herramientas, procedimientos o estrategias que tienen los tomadores de decisiones de políticas públicas, para enfrentar las situaciones en forma eficiente, equitativa y sostenible, no están funcionando debidamente. “La pobreza existe no por la falta de recursos sino por la mala administración de estos”. La situación a la que nos enfrentamos actualmente, de generar “regiones competitivas” con altos índices de desempeño productivo, alto valor económico agregado y alta diferenciación, y además que sean sustentables, tiene una notable complejidad debido, a la naturaleza de sus relaciones, a la enorme variabilidad (cultural, geográfica, demográfica, movilidad), a la gran escala de los jugadores, y sobre todo debido a que la naturaleza está cobrando facturas de los últimos 50 años del siglo pasado. Pese a su complejidad, estas situaciones se han estado manejando con enfoques reduccionistas que las limitan tanto que las tornan inoperantes, inefectivas y muchas veces grandes explotadoras de recursos naturales públicos, manejados por funcionarios que no cuentan con las herramientas adecuadas para utilizarlos en forma incluyente, óptima y oportuna. Lo que menciona el artículo del Economist (Jul 2009) está muy alineado a estos comentarios …se requiere un gran cambio de mentalidad (mindset) …los economistas deben de salirse de sus silos de especialización…los macroeconomistas deben de aprender finanzas… los profesores de finanzas deben de pensar fuertemente en el contexto en el cual los mercados trabajan…y todo el mundo debe de pensar más seriamente en entender las burbujas inflacionarias de capital …y que ocurre cuando explotan… al final los economistas son científicos sociales que están tratando de entender el mundo real … La complejidad aumenta, porque no se tienen ni las herramientas, ni las condiciones sociales-ambientales adecuadas. Se están utilizando herramientas del Siglo XIX con prácticas que tuvieron éxito en el Siglo XX, pero bajo nuevos juegos que poca gente conoce. La innovación tradicional ya no es suficiente, hay que “innovar la innovación”, los recursos cada día son más escasos y difíciles de obtener. Muchos industriales no han percibido que no se trata de un cambio en las reglas del juego, son los nuevos juegos del Siglo XXI que estamos enfrentando con equipos y practicas obsoletos y modos de pensar totalmente desasociados de los actuales entornos económicos, geopolíticos, sociales, mercantiles, culturales, tecnológicos y ambientales de gran relevancia y de cobertura mundial. Es un problema básico de diseño de “ingeniería del sistema de capital económico-social-ambiental” de la región. Bajo esta dramática perspectiva, hay una situación de irresolución que asume un gran reto: …como construir mecanismos para que regiones embebidas en el caos, el desorden, el aislamiento, la desigualdad, la corrupción,…y las fuertes tensiones externas… puedan transformar sus condiciones, sus recursos y sus relaciones de alta entropía, en nuevos modelos de generación y compartición de riqueza y bienestar, sin deteriora más el medio ambiente? Aquí nos preguntamos ¿qué tipo de innovación aplica para estos fenómenos complejos, la incremental, la de procesos, la disruptiva, la abierta? Todas ¿o ninguna de las anteriores? Hay que romper los paradigmas legendarios y de confort para algunos pocos. La respuesta se encuentra en romper con el esquema cásico de innovación. Por ejemplo, los procedimientos típicos de innovación no aplican para la generalidad de los fenómenos complejos actuales; el principio ingenieril de “divide y vencerás” no aplica; el “analizar” (desmembrar, aislar) los fenómenos, no funciona; separar y parchar las partes para que se ajusten a las formas de trabajo y a las decisiones de algunos pocos, es muy subjetivo y peligroso; el optimizar los comportamientos resultado de aislar los sistemas del entorno en forma independiente, tampoco funciona. Si se quiere innovar, se requiere ampliar la visión a un entorno exógeno social, geopolítico y ambiental trans-disciplinario, fuera de las fronteras del fenómeno…de otra forma la innovación se ahoga por si sola si no se detectan y se capitalizan las poderosas interacciones con el entorno… la complejidad de un fenómeno es mucho mayor cuando éste se encuentra embebido en un entorno difícil de entender y completamente desacoplado de los entornos globales. Es por esto que si la región no está lista (i-readiness) para innovar, cualquier esfuerzo puntual es inútil y una pérdida económica, social y ambiental de enormes proporciones. Si pensamos, como resolvería H. Ford el problema del calentamiento global por la contaminación de los carros (que el ayudo a producir), el desorden vial, la ineficiencia de la productividad y la reducción de la calidad de vida de los habitantes generada por los largos trayectos trabajo-casa en las grandes ciudades? Quizás tendríamos otras soluciones. A las ya comunes soluciones reduccionistas de “hoy no circula”, favoreciendo a las empresas automotoras a vender más carros, y permitiendo destruir más las pocas vías, incrementando el número de carros circulantes a costa de un ineficiente servicio público. Enriqueciendo a unos pocos y empobreciendo más la calidad de vida de muchos otros. En su época, H. Ford tuvo la capacidad de desacoplar la actividad de producción del auto de todas las demás características del mismo, y se concentró en el procedimiento de fabricación en serie del vehículo. Estudio la forma de transformar los procesos especializados de unos pocos “maestros” ebanistas, metalúrgicos, mecánicos de producción unitaria, a una línea de trabajadores con menos capacidades pero especializados en trabajos más sencillos, pero mejor coordinados y sincronizados… él estaba motivado por el deseo de fabricar un carro para que las masas lo pudieran comprar… no cambio las reglas de funcionamiento del carro, sino que rompió las reglas del entorno y propuso otro juego. Paso de la ingeniería de mecanismos, a una ingeniería de procesos industriales, con otras métricas de desempeño, y nuevas formas de estandarización, sincronización y de colaboración de actividades. Hay que poner al industrial, al ambientalista y al político en la misma mesa. La innovación debe de ser tomada como un fenómeno social sistémico que está impulsada por la competencia para colaborar en entornos abiertos… debe de considerar el fenómeno como un todo “sin dividirlo” en sus partes, ni aislarlo de la interacción con el entorno, para así mantener una visión completa y articulada del mismo. En las regatas de grandes veleros, usualmente no gana el que tiene el mejor y mas costoso diseño, o el velero mas rápido, sino el que tiene una tripulación que entiende los movimientos de los vientos, las corrientes, la geografía y sus capacidades medulares, en ese momento y en ese lugar, o sea el que tiene el velero que actúa en forma más interdependiente con los fenómenos externos y los capitaliza en forma óptima hacia una gran meta. Es por eso que el modelo de industrialización convencional hay que rediseñarlo en forma rompiente y crear uno nuevo, un modelo de creación de riqueza regional que sea disruptivo, de teorías económicas que cambien paradigmas, (economía circular, azul, sistémica, regenerativa), enfoques sociales incluyentes bajo un estado de derecho transparente, y justo; y principalmente que sean modelos industriales que estén comprometidos con la recuperación de los recursos naturales que consume, y transforme los desechos y residuos en productos de mayor valor para la región. Un modelo diseñado para que empresas petroleras, metalúrgicas, de pinturas, tenerías (cuero) o papeleras, de una región, transformen sus procesos de producción y de generación de desechos, para producir agua más pura de la que les es suministrada por la ciudad donde operan y/o residuos más valiosos que los productos dominantes que producen. Este es el gran reto de los innovadores del futuro, la creación de un sistema de capitales, ambientalmente resiliente, socialmente incluyente y económicamente viable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>