El Dinero Fluye hacia donde la Sustentabilidad Crece

Por Roberto Cerón

El último año han iniciado una serie de desarrollos alentadores que están incrementando el flujo

de capital hacia los modelos de negocios más sostenibles, una tendencia con implicaciones

interesantes para los ejecutivos corporativos de sustentabilidad, directores financieros y los

equipos de relaciones con los inversores por igual.

Un cambio fundamental ha sido el creciente reconocimiento por parte de los inversores de que los

problemas ambientales pueden ser un riesgo para la rentabilidad de la empresa, así como una

oportunidad para descubrir las empresas con mejores modelos de negocio que superan al

mercado.

Más de $1 de cada $6 dentro de la gestión de activos profesional en los Estados Unidos son ahora

parte de una estratega de inversión responsable, reportó el Foro para la Inversión Sostenible y

Responsable (US SIF).

No se trata sólo de la exclusión de sectores como el tabaco o armas de fuego. Los administradores

de dinero y las instituciones de inversión comunitaria con $2.9  billones en activos bajo

administración ahora incorporan explícitamente las cuestiones ambientales en sus decisiones.

Hoy en día, más inversionistas están examinando la información ambiental desglosada que

publican las compañías, y usan esta información para calcular la huella ambiental de sus

portafolios para entender el valor del negocio y el riesgo. En el 2005, Trucost cuantificó el primer

portafolio de huella ambiental en el mundo para Henderson Group, una gestora de activos de

$118 mil millones en el Reino Unido. Menos de una década después, 25 grandes instituciones de

inversión que representan $500 mil millones en activos, firmaron el “Montreal Pledge”, en el que

los inversionistas se comprometen a medir y revelar la huella de carbono de las acciones

enlistadas en sus portafolios. Para las empresas públicas es importante, ya que aumenta la presión

de los accionistas a reducir las emisiones de carbono. Las  compañías con mejor desempeño

ambiental y financiero dentro de sus benchmarks serán los primeros en buscar.

Otro ejemplo del crecimiento en las inversiones sustentables es el crecimiento en los bonos

verdes, los cuales son un activo financiero que usan las compañías para recaudar dinero y financiar

sus proyectos ambientales. El mercado de los bonos verdes excedía los $40 mil millones para el

final del 2014 comparado con solo $11 mil millones un año anterior. Se espera que para el 2015

van a crecer a $100 mil millones.

 

Fuente:

http://www.greenbiz.com/article/state-green-business-money-flows-where-sustainability-grows

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>