Economía Basada en la Creatividad

Economía Basada en la Creatividad

Por Rocío Beatriz Macay Contreras
Alumno de MBA
EGADE Business School del Tecnológico de Monterrey

 

A lo largo del tiempo, la brecha entre las economías de los países ha venido en constante aumento y, típicamente al comparar dos países, se hace en relación a la cifra que aportan las industrias en la generación de nuevos empleos o al volumen de productos  de exportación. Pero lo que muy rara vez se toma en cuenta es la importancia del poder de la creatividad humana y el talento como motor de desarrollo de un país.

El insaciable deseo de innovar y crear es el vínculo económico y social  que hace que personas de todo el mundo se desplacen y se organicen en países y regiones que les ofrezcan un intercambio cultural que desencadene la creatividad sin límites, en donde se  puedan expresar y compartir  sus propias ideas sin obstáculos ni restricciones.

En la era de la globalización, los países emergentes son aquellos que abren sus puertas a la clase emprendedora, innovadora y con talento que por lo regular se concentra en el fin último de transformar una región o un país en grandes motores económicos. Si bien es cierto, dichos países están emergiendo cada vez con mayor rapidez, siguen siendo muy escasos para cubrir las necesidades que el mundo actual demanda.

El influyente escritor y experto en desarrollo económico  Richard Florida a través de sus libros “The Great Reset” y “El vuelo de la clase creativa” nos explica cómo los períodos de crisis son seguidos por lo que él denomina como “grandes resets”, períodos en los que las economías y las sociedades se remodelan y se transforman en todos los aspectos, desde cómo y dónde vivimos a cómo trabajamos e invertimos; lo que finalmente termina modelando ciudades completas y en algunos casos regiones enteras. Las crisis son según el autor un medio adecuado y necesario en los ciclos económicos que nos permiten diferenciar entre los elementos funcionales y lo que no.

En sus textos, el autor cuestiona las creencias tradicionales sobre la naturaleza del progreso económico y a la vez nos invita a reevaluar nuestro modo de vida, argumentando que este es el momento preciso para crear un futuro vibrante y próspero dedicando nuestros esfuerzos y a través de nuevas formas de vivir y trabajar como personas,  gobiernos y sociedad, todos alineados con un  fin común.

Florida sostiene que en países avanzados está surgiendo “La Clase Creativa”, una nueva clase económica que se está convirtiendo en el punto de despegue del desarrollo. La función económica de científicos, ingenieros, músicos, diseñadores o arquitectos es crear nuevas ideas, nuevas tecnologías o en muchos casos nuevos contenidos culturales. Para él, lugares en los que bohemios, inmigrantes y personas con diversas preferencias de género se sientan bien serán los espacios más propicios para desarrollar la creatividad. Ciudades como Austin, Seattle, San Francisco o Boston son algunas de las ciudades norteamericanas tomadas como modelo.

La clase creativa representa una fuerza productiva que para Richard Florida no tiene límites. En sus años de análisis y observación encontró personas que no estaban únicamente moviéndose de ciudad por el simple hecho de buscar nuevas aventuras o mejores ofertas salariales, sino más bien se dio cuenta que dichas personas se veían motivadas a dejar todo por encontrar un lugar donde vivir en donde se les ofreciera estilos de vida acorde a sus creencias y múltiples intereses.

En el libro “El Vuelo de la Clase Creativa”, el autor argumenta que la clave del crecimiento económico y  de la competitividad se encuentra en un factor determinante: “el movimiento del talento a escala planetaria”.

Estamos viviendo una de las mayores migraciones humanas de la historia, concentrando a la clase emprendedora, innovadora y con talento en unas 20 mega-regiones en el mundo; lo que confirma que hoy más que nunca se comprueba la frase de que “talento llama al talento”. Las personas con talento superior por lo general se agrupan geográficamente porque así reciben oportunidades deseables como economías de escala, acceso al conocimiento y al intercambio de este y ventajas de productividad.

Es importante resaltar que uno de los aspectos más interesantes de la era creativa es que además de impulsar el desarrollo del potencial humano, también puede ser la llave del crecimiento económico.

En el EGADE Business Summit 2015, Richard Florida explicará el impacto que genera la Economía basada en la Creatividad y cómo este enfoque puede ser capaz de mejorar la economía de muchos países.

 

Referencias

  • “The Flight Of The Creative Class”, Richard Florida
  • “The Great Reset”, Richard Florida.

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>